Residuos

Residuos de actividades económicas

El Art. 25 de la Ley 5/2003 de Residuos de la Comunidad de Madrid establece las obligaciones del productor y del poseedor de residuos.

Ley 5/2003 de Residuos de la Comunidad de Madrid

Artículo 25. Obligaciones del productor y del poseedor.

1. Los productores o poseedores de residuos estarán obligados, siempre que no procedan a gestionarlos por sí mismos, a entregarlos a un gestor de residuos o a participar en un acuerdo voluntario o convenio de colaboración que comprenda estas operaciones.
2. El poseedor de residuos estará obligado a sufragar los costes de su gestión.
3. En todo caso, el productor o el poseedor de los residuos estará obligado, mientras se encuentren en su poder, a mantenerlos en condiciones adecuadas de higiene y seguridad.
4. Todo poseedor o productor de un residuo susceptible de reciclado o de valorización deberá destinarlo a esos fines, evitando su eliminación en todos los casos en que sea posible.
5. La valorización de los residuos generados en la Comunidad de Madrid se llevará a cabo en la propia Comunidad Autónoma, salvo que se hayan logrado los objetivos previstos al efecto en los Planes autonómicos de residuos o que no existan instalaciones autorizadas para su tratamiento, todo ello en aras de los principios de proximidad y
suficiencia.
6. Los poseedores o productores de residuos serán responsables de cualesquiera daños y perjuicios ocasionados a terceros, en sus personas o bienes, o al medio ambiente, durante todo el tiempo que permanezcan en la posesión de los mismos.
7. Los poseedores o productores de residuos facilitarán a la Consejería competente en materia de medio ambiente la información que ésta les requiera en relación con la naturaleza, características y composición de los residuos que posean, así como en relación con cualesquiera otros extremos relevantes para el ejercicio de sus competencias.

Solamente se pueden depositar en contenedores municipales aquellos residuos no peligrosos asimilables a urbanos no susceptibles de recogida selectiva o posterior reciclaje.

Deberán contratar a un gestor autorizado para deshacerse de los residuos no peligrosos reciclables o con recogida específica que se generen en la actividad como, por ejemplo, papelcartón, plásticos, madera, metales, etc..

Los aparatos eléctricos y electrónicos deben entregarse a un gestor autorizado cuando finalice su vida útil, para garantizar su gestión conforme al Real Decreto 208/2005, de 25 de febrero, sobre aparatos eléctricos y electrónicos y la gestión de sus residuos. Esta obligación comprende a los aparatos eléctricos y electrónicos, sus materiales, componentes, consumibles y subconjuntos que los componen. Son ejemplos: impresoras, ordenadores, cartuchos de tinta, tóner, teléfonos, fax, monitores, pilas, baterías, etc…

El listado de transportistas y gestores autorizados en la Comunidad de Madrid se encuentra en la página web de la Comunidad de Madrid, www.madrid.org en el siguiente enlace:

http://www.madrid.org/cs/Satellite?c=CM_InfPractica_FA&cid=1109168023638&idTema=1109265600727&language=es&pagename=ComunidadMadrid%2FEstructura&perfil=1273044216036&pid=1273078188154

RESIDUOS PELIGROSOS

Las empresas deben establecer contratos con gestores autorizados para deshacerse de los residuos peligrosos generados en su actividad. El listado de los gestores autorizados se encuentra en la página web de la Comunidad de Madrid:

http://www.madrid.org/cs/Satellite?c=CM_InfPractica_FA&cid=1109168023638&idTema=1109265600727&language=es&pagename=ComunidadMadrid%2FEstructura&perfil=1273044216036&pid=1273078188154

En el Art. 38 de la Ley 5/2003 de Residuos de la Comunidad de Madrid se encuentran recogidas las obligaciones de los productores de residuos peligrosos:

Ley 5/2003 de Residuos de la Comunidad de Madrid

Artículo 38. Obligaciones de los productores de residuos peligrosos.
1. Sin perjuicio del cumplimiento de cuantas otras obligaciones se les impongan en aplicación de esta Ley y de sus normas de desarrollo, los productores de residuos peligrosos quedan obligados a:

  1. Segregar y almacenar adecuadamente los residuos y no efectuar mezclas que dificulten su gestión, o
    supongan un aumento de su peligrosidad.
  2. Etiquetar y envasar conforme a la legislación vigente los recipientes que contengan residuos peligrosos.
  3. Llevar un registro de los residuos peligrosos producidos o importados y del destino de los mismos. Este
    registro, que contendrá los datos correspondientes a los últimos cinco años, deberá permanecer en el centro
    productor a disposición de la autoridad competente.
  4. Suministrar a las empresas autorizadas para llevar a cabo la gestión de residuos la información necesaria
    para su adecuada gestión.
  5. Presentar una Memoria anual de actividades ante la Consejería competente en materia de medio ambiente en
    la que se deberán especificar, como mínimo, la cantidad de residuos peligrosos producidos, así como la
    naturaleza y el destino de los mismos.
  6. Realizar y presentar cada dos años a la Consejería competente en materia de medio ambiente una Auditoría Ambiental realizada por una de las Entidades inscritas en el Registro de Entidades de Control Ambiental a que se refiere el artículo 43 de la presente Ley. La Auditoría, cuyo contenido se establecerá reglamentariamente, incluirá al menos la evaluación del grado de cumplimiento de los condicionantes de la autorización, del Plan de Autocontrol y del Estudio de Minimización. Asimismo incluirá la información económica derivada de las responsabilidades de naturaleza medioambiental, entendiéndose por éstas las surgidas por actuaciones para prevenir, reducir o reparar el daño sobre el medio ambiente, determinadas por una disposición legal o contractual o por una obligación implícita o tácita. Esta obligación no será exigible a las empresas adheridas con carácter voluntario al Sistema Comunitario de Gestión y Auditoría Medio Ambientales (EMAS).
  7. Informar inmediatamente a la Consejería competente en materia de medio ambiente en caso de desaparición, pérdida o escape de residuos peligrosos.
  8. Presentar con carácter cuatrienal a la Consejería competente en materia de medio ambiente un Estudio de minimización de los residuos peligrosos por unidad producida, comprometiéndose a reducir la generación de aquéllos en la medida de sus posibilidades, siempre que los residuos se generen en un proceso de producción.
  9. Adoptar buenas prácticas que permitan reducir la producción de residuos peligrosos.

2. No será exigible para los Pequeños Productores la presentación de la Memoria anual y la Auditoría Ambiental a que se refieren respectivamente los apartados e y f del párrafo anterior.
3. El incumplimiento del Plan de Autocontrol, la no realización de la Auditoría Ambiental, o el incumplimiento del Estudio de minimización, imposibilitarán la obtención o tenencia de cualquier certificación pública de gestión medioambiental, sin perjuicio de la responsabilidad administrativa derivada del incumplimiento, que se determinará cuando proceda en el expediente sancionador que se inicie al efecto.

UTILIZACIÓN DEL PUNTO LIMPIO POR EMPRESAS

Se admite que las PYMES ubicadas en el municipio lleven al Punto Limpio Fijo pequeñas cantidades de residuos no peligrosos, para ello deben solicitar la Autorización correspondiente en el Ayuntamiento de San Fernando de Henares.

Otros documentos: