Desde la antigüedad, el hombre encontró en las aguas minerales un beneficio de valor incalculable. En torno a fuentes naturales, se crearon asentamientos y en las primeras civilizaciones canalizaron manantiales. Algunas aguas burbujeaban, eran efervescentes, contenían algo tan desconocido como efímero: las burbujas. Para retenerlas, se crearon recipientes sellados y sin porosidad.

La importancia que llegan alcanzar en Europa las aguas carbonatadas se debe en gran medida a el agua de Seltz, en la ciudad alemana de Selters, uno de los mayores manantiales de aguas carbonatadas. Llego a comercializar a finales del siglo XVIII más de un millón de botellas en un solo año. Esta demanda de agua efervescente impulsa a la farmacología, a crear agua carbonatada. A partir de aquí se crean máquinas para producir agua efervescente, y otras para guardar estas burbujas.

La exposición “Atrapando Burbujas”, es un breve recorrido por la historia de los inventos y envases que guardan las burbujas. Objetos diseñados según la época y momento artístico.

📅 CUÁNDO: Del 1 de febrero al 3 de marzo
📍 DÓNDE: Centro Cultural Gabriel Celaya
🕗 HORARIO: Lunes a viernes de 17´00 a 21:00  h. / Sábados y domingos de 11:00 a 14:00 h. / Cerrado sábado 10 y domingo 11 de febrero

INAUGURACIÓN Y VISITA GUIADA A LA EXPOSICION: JUEVES 1 DE FEBRERO A LAS 19.00 HORAS.

Comisario :Ignacio Martin-Salas Valladares. (Colección particular)