El mandatario local exige “transparencia” al Gobierno autonómico que, tras más de una década “continúa echando balones fuera” y eluden un “grave problema” que es de su única y exclusiva competencia. 

  • El Gobierno regional tiene sobre la mesa la declaración de ruina inminente desde el mes de septiembre, pudiendo actuar con “carácter inmediato” pero, una vez más, eluden su responsabilidad y “echan balones al tejado” del Ayuntamiento.

  • El mandatario local se desplazó hasta la conocida como ‘zona cero’ esta mañana ante la presencia de los bomberos, para dar la cara ante los/as afectados/as, pero allí no estaba, una vez más, y a pesar de la gravedad de esta situación, uno de los máximos responsables, el consejero de Infraestructuras y Transportes, David Pérez.

El alcalde de San Fernando de Henares, Javier Corpa; junto a concejales/as del equipo de Gobierno, se ha desplazado esta mañana hasta calle Presa con Rafael Alberti tras recibir una llamada del Director General de Infraestructuras que avisaba sobre la llegada de una dotación de bomberos/as hasta este punto, uno de los más conflictivos debido a las afecciones generadas por la Línea 7B de Metro, para visitar dicho edificio. Y ante el comunicado emitido por la Comunidad de Madrid, única administración competente y responsable de este desastre, el mandatario local se ha mostrado tajante. “Tienen, desde hace muchos meses, la declaración de ruina inminente, pudiendo actuar, por tanto, con carácter inmediato, pero cada vez que surge un problema, y así lo hemos constatado, siempre actúan igual, echan ‘balones sobre el tejado’ de Ayuntamiento ante una preocupante situación que ha creado el Gobierno regional (…). Y mientras este alcalde estaba allí, dando la cara, otros están tranquilamente en su casa y, estoy harto… harto de las buenas palabras del consejero David Pérez, que luego actúa con total deslealtad, que dice unas cosas, pero luego actúa de otra manera; harto de su cinismo, harto de que jueguen con estas familias, con mis vecinos/as; y harto de que eludan un problema que ellos/as mismo/as han creado”.

El Ayuntamiento desconoce cuál será el futuro de los/as propietarios/as de este edificio y, si en caso de derribo, se extingue la emergencia actual o se mantendrá el pago de realojos hasta la resolución patrimonial. Tampoco tiene información sobre el destino del suelo.

Corpa remarcó que, desde el Consistorio se ha actuado “con la mayor celeridad”, y tildó de “incompetente” al Ejecutivo autonómico, que puso en marcha las obras del suburbano “obviando” los informes, y ahora trata de “eludir su responsabilidad”, algo que, según manifestó el aludido, pueden constatar los/as propios/as afectados/as que, el pasado jueves, en una multitudinaria manifestación convocada por la Plataforma de Afectados por Metro, recorrió las calles de la ciudad para reclamar soluciones inmediatas y un plan de actuación integral.

Remarcar, por último, que la nota emitida por la Comunidad de Madrid falta, de nuevo, a la verdad. NINGUNA familia ha sido desalojada el pasado viernes.

LOS DATOS
La Línea 7B de Metro ha generado daños en:
– Más de 200 viviendas
– 15 calles
– Dotaciones públicas con servicios públicos cerrados a ‘cal y canto’

Y además, ha supuesto:
– Desalojo de más de 30 familias
(Alojadas, en su mayoría, en ‘apartahoteles’ alejados de la ciudad).
– Derribo de tres viviendas
– Próximo desalojo de los/as residentes en calle Pablo Olavide (impares) y Ventura de Argumosa 20 que, a fecha de hoy, siguen sin tener claro dónde van a vivir ni por cuanto tiempo. También se desconoce la duración de obras y estudios en sus inmuebles. Sin respuesta, como viene siendo habitual, de la Comunidad de Madrid que, sin embargo, y a pesar de este panorama, continúa asegurando «estar actuando para solventar cuanto antes esta situación».