Recomendaciones para la ola de calor

1. Beba mucha agua

Incluso aunque no sienta sed. Su cuerpo necesita agua para mantenerse hidratado.

Evite las bebidas muy azucaradas, las alcohólicas, el café, té o cola.

2. Refrésquese.

Durante las horas más calurosas del día, permanezca en casa. Refrésquese con paños húmedos o dúchese.

3. Coma fresco y sano.

Aumente el consumo de frutas de verano y verduras, gazpachos ligeros y ensaladas frías. ¡Aproveche la dieta mediterránea!

4. Cúbrase la cabeza.

Los sombreros y gorras evitan sufrir insolaciones. Además, procure vestirse con ropa de tejidos ligeros y de colores claros.

5. No sea imprudente.

En las horas más calurosas del día procure no salir a la calle, hacer deporte o realizar grandes esfuerzos físicos. ¡Ni deje que otros los hagan!

6. Acuda a su centro de Salud.

En caso de que esté tomando algún medicamento y nota síntomas no habituales que le hagan preocuparse, consulte a su médico o enfermera.

7. Proteja a su bebé.

Es muy importante evitar los efectos nocivos  del calor en bebés y niños pequeños. Tome todas las precauciones y consulte a su pediatra.

8. Ayude a las personas mayores.

Las personas mayores que vivan solas deben ser acompañadas y ayudadas diariamente por la familia, vecinos o, en su defecto, solicitar ayuda a los Servicios Sociales de su ayuntamiento.

Ante cualquier emergencia causada por el calor, solicite ayuda en el Teléfono 112